...Sígueme, te llevo por los más escondidos rincones del Nido...

lunes, 12 de enero de 2009

Cómo cuesta



Se acerca la hora.
Un nuevo día también para los muertos.
El zumbido estridente del despertador
penetra poco a poco abriendo la consciencia
de la materia inerte en la que me he convertido.

Me lavaré y vestiré este cuerpo muerto.
Me peinaré, pintaré mis ojos y mis labios.
Me perfumaré.

Para que nadie sepa,
para que nadie vea
que mis ojos no brillan,
que mi risa no canta
y que mis manos tan frías
y mi corazón helado
sólo pueden pertenecer
a un muerto.

Y para que ninguno note
que queda un hedor
en lo profundo de sus pituitarias,
que me delata:
a muerte.

Un muerto viviente que vaga entre vivos
intentando disimular.
Un no-vivo que sólo anhela la hora de regresar
al agujero del que ahora sale,
en el que no hay nada,
no existe nada,
se vive con nada.
No se siente,
no se late,
no se respira.
Reina el silencio
porque se está muerto.

He de levantarme...
Y cómo cuesta.

©Paloma

0 briznas para mi nido:

Related Posts with Thumbnails