...Sígueme, te llevo por los más escondidos rincones del Nido...

jueves, 31 de julio de 2008

Y a pesar de todo...

.


Y, a pesar de todo, aún pienso en pasar por encima de mí y rescatarte, en que no te sientas triste.

Y me pregunto dónde nos perdimos, dónde nuestros dedos ya no se alcanzaron, dónde nuestras miradas comenzaron a enfocar puntos diferentes, dónde la risa dejó de serte necesaria, dónde ya no necesitaste respirar mi voz.

Y cabizbaja, me enrosco hacia dentro y me acurruco al calorcito oscuro, sonrío triste recordando lo que hemos vivido.

Y te quedas mudo, siempre tan mudo. Y yo no hablo, para qué.

©Paloma

.

Leer más...

La certeza

.

Una y otra vez me digo: Ya está. Se ha terminado. Acéptalo. Y me obligo a beber con parsimonia la hiel de la certeza, degustándola a sorbos, dejándola extenderse poco a poco por mi lengua, deslizándose mientras dibuja un camino de fuego amargo en mi tráquea. Y me obligo a someter a mi garganta, pues se niega a tragar, mientras mis ojos se le alían, inmisericordes, llenándose de agua titubeante que pugna por derramarse.


Me esfuerzo en traspasar con la mirada ese escudo que la distorsiona, dirigirla hacia adelante, respirando hondo, para que nada me distraiga ni me vuelva débil. No importa. Ya está. Ya lo sabías, niña.


Y soy implacable conmigo misma. Me niego a aceptar mentiras, enmiendas, apaños, fantasías que no sean ciertas. En ocasiones me dejo engañar pero sólo un poquito y sólo por mí misma. Me digo: no sabes lo que vendrá, da una oportunidad, será diferente. Qué dulce es el breve instante de casi creerlo. Qué pena no ser ya tan inocente. Ilusa e implacable, ¿cómo conjugarlo?


Y no siéndolo, lo sueño. Sueño encontrar una mano en la que sujetarme y que no desaparecerá. Sueño unos ojos en los que perderme sin miedo. Unos brazos que, dejándome libre, me atrapen. Unos pies que caminen junto a los míos.


Pero hoy, hoy no, hoy ya sé que esta vez no será. Y la certeza se abre paso desde hace tiempo quitándome la venda, leve, pero venda al fin, que busca mantener vivo lo que está muerto.

.
©Paloma

Leer más...

Llueve

Lenta, como una gota, que sorprende cada vez y te deja perpleja un instante y otro más, intentando comprender, asimilar, encajando el golpe... Y penetra despacio hacia la consciencia inundándote con la fría realidad, con la sola, cruda, hiriente, realidad. Empapándote, ganándote, tiñendo de tristeza tus sueños, las ilusiones que crecían escondidas en los bolsillos del alma, en los recovecos de la risa, en los dobladillos de la falda, en el puño de tu camisa. Pobres sueños, ahora hechos añicos.

Clip, clap... una gota de acero afilado, otra más y otra... lluvia intensa.

Qué más da, dice la cabeza. Y respira resignada dibujando una débil sonrisa de hielo. La historia se repite pero diferente. Cada vez duele menos, cada vez cuesta menos, cada vez se espera un poco menos. Nada.

Y la lluvia se adueña de lo que ya antes era suyo. Y guarda para siempre lo suyo.
Y aunque me haga la dura, duele.

©Paloma

.

Leer más...

miércoles, 30 de julio de 2008

Delirio del incrédulo




Bajo la flor, la rama
sobre la flor, la estrella
bajo la estrella, el viento;
¿Y más allá?
Más allá ¿no recuerdas?, sólo la nada
la nada, óyelo bien, mi alma,
duérmete, aduérmete en la nada.
Si pudiera, pero hundirme.

Bajo la flor, la rama...

Ceniza de aquel fuego, oquedad, agua espesa
y amarga, el llanto hecho sudor
la sangre que en su huida se lleva la palabra
y la carga vacía de un corazón sin marcha.

Bajo la flor, la rama...

De verdad ¿es que no hay nada?
Hay la nada.
La nada, óyelo bien, mi alma.
duérmete, aduérmete en la nada.
Y que no lo recuerdes. Era tu gloria.

Bajo la flor, la rama...

Más allá del recuerdo, en el olvido,
escucha en el soplo de tu aliento.
Mira en tu pupila misma dentro
en ese fuego que te abrasa, luz y agua.

Bajo la flor, la rama...

Mas no puedo, no puedo.
Ojos y oídos son ventanas.
Perdido entre mí mismo
no puedo buscar nada
no llego hasta la Nada.

Bajo la flor, la rama
sobre la flor, la estrella
bajo la estrella, el viento
¿Y más allá?
Más allá ¿no recuerdas?,
sólo la nada.

María Zambrano

Versión de Amancio Prada


Para encontrar más poemas
Antolog�a Po�tica Multimedia: Delirio del incr�dulo


PD. Gracias, Angel.

Leer más...

martes, 29 de julio de 2008

Me aduermo

.
Cuando el cielo es mar y las nubes, espuma, echo de menos tus ojos y los míos mirándolos a la par, bebiendo con la mirada esa luz que invade el alma y la tiñe de paz.


Cuando el cielo está así, me hago un ovillo el corazón y lo arrebujo al calor de la tierra, que late y que habla con voz leve. Y dejo que los trinos viajeros me traduzcan el lenguaje de las nubes, de sus formas, y que me cuenten historias y me canten nanas de pájaro, de aquí y de allá.


Y así, como un caracol, me aduermo en la brisa del atardecer.

©Paloma

Leer más...

Yo estaba aquí

.
Si no importara el tiempo ni el dinero ni las obligaciones...



Lo he pensado mucho. Yo viajaría. Cogería mi mochila, ligera, con sólo lo imprescindible, y pasito a paso me iría a recorrer el mundo, a llenarme de sus colores y sus sabores, aromas, a contemplar las puestas de sol cada día desde un lugar diferente y los cielos vestidos cada día distintos al anterior, a bucear en los verdes frescos y mullidos, a abrasarme la piel con el siroco de las arenas doradas, a dejarme mecer por el oleaje los días de verano o cuando llueve que también me encanta, a internarme en el blanco de las tierras del Norte antes de que desaparezca convertido en sopa sucia, a abrazar los árboles a mi paso y acompasar mis pies al latido de la tierra, a conocer gentes, a mirar en otros ojos distintos y encontrar en ellos a sus dueños a pesar de no comprender su idioma, a escuchar cuentos e historias de los ancianos a la luz de un candil o de la luna, compartiendo un pan o una fruta ...

Y, cuando diera toda la vuelta, después de correr caminos, subir montañas, descender valles, atravesar ríos, enredar mis pies en las arenas de las playas, solazarme bajo el sol y empaparme con la lluvia y mis pasos cerraran el bucle, quizás me encuentre a la puerta de casa a mí misma, esperándome, con sonrisa condescendiente y cariñosa: yo estaba aquí, no te hacía falta caminar tanto para buscarme.

Y quizá entonces pueda disfrutar de lo que tengo, de lo que soy y ya no busque nada más ni sueñe nada más que lo que ya tengo.

©Paloma


.

Leer más...

miércoles, 23 de julio de 2008

Hay días


Hay días, como hoy, en que me siento fantasma. En que me habito sin que siquiera este cuerpo consienta. Simplemente se deja pilotar cual artilugio gigante mientras yo voy moviendo los mandos que lo hacen desplazarse a uno y otro lado.

Me habito sin siquiera ganas de hacerlo, arrastrada como un títere por el movimiento cadencioso de las piernas al andar y al gesticular los brazos, como si él me llevara a mí y no a la inversa.

Yo lo traigo y lo llevo, lo suelto, lo cojo, lo alzo y lo desplomo. Y él se deja hacer. Inerte entre las nieblas del sueño, en la inconsciente lasitud se desparrama.

Para colmo, desde ayer me duele la piel. Le duele al artilugio pero soy yo quien lo noto. Y no está hecha de ninguna aleación ultra ligera sino que parece carne, carne mortal.

Y hace poco aprendí a sumergir los ojos y bucear sólo con ellos, de uno en uno, alternativamente, sin mojar el cuerpo. ¿Te ríes? Es cierto. Mientras ellos se bañan, éste observa sorprendido y extrañado al tiempo de sentir los párpados chapoteando en el agua fresca, independientes. Mojados ellos. Seco él.

Hay días, como hoy, en que el dolor se siente ajeno. En que todo resbala como si no importara y queda adormecido entre mis manos. Porque hoy no importa, no va conmigo... Y abro mis dedos para que se marche.


©Paloma

Leer más...

sábado, 5 de julio de 2008

Te busco ayer


Para abrazarte mañana te busco ayer.
Momentos. Distintos, iguales. Sucesivos.
Sensaciones, pieles, luz, magia.
Soledad compartida a trechos.
Silencios. Tristeza. Impulsos.
Estrellas titilando.
Noche. Día.
Y paz.


Te busco ayer para encontrarte mañana.
Miradas desnudas que estremecen.
Caricias. Brazos. Manos.
Dedos. Labios. Besos.
Dulces sonidos.
Palabras dulces.
Cuerpo a cuerpo.

Quédate.
Cuéntame.
Abrázame.
©Paloma

Leer más...

Related Posts with Thumbnails