...Sígueme, te llevo por los más escondidos rincones del Nido...

miércoles, 23 de julio de 2008

Hay días


Hay días, como hoy, en que me siento fantasma. En que me habito sin que siquiera este cuerpo consienta. Simplemente se deja pilotar cual artilugio gigante mientras yo voy moviendo los mandos que lo hacen desplazarse a uno y otro lado.

Me habito sin siquiera ganas de hacerlo, arrastrada como un títere por el movimiento cadencioso de las piernas al andar y al gesticular los brazos, como si él me llevara a mí y no a la inversa.

Yo lo traigo y lo llevo, lo suelto, lo cojo, lo alzo y lo desplomo. Y él se deja hacer. Inerte entre las nieblas del sueño, en la inconsciente lasitud se desparrama.

Para colmo, desde ayer me duele la piel. Le duele al artilugio pero soy yo quien lo noto. Y no está hecha de ninguna aleación ultra ligera sino que parece carne, carne mortal.

Y hace poco aprendí a sumergir los ojos y bucear sólo con ellos, de uno en uno, alternativamente, sin mojar el cuerpo. ¿Te ríes? Es cierto. Mientras ellos se bañan, éste observa sorprendido y extrañado al tiempo de sentir los párpados chapoteando en el agua fresca, independientes. Mojados ellos. Seco él.

Hay días, como hoy, en que el dolor se siente ajeno. En que todo resbala como si no importara y queda adormecido entre mis manos. Porque hoy no importa, no va conmigo... Y abro mis dedos para que se marche.


©Paloma

0 briznas para mi nido:

Related Posts with Thumbnails