...Sígueme, te llevo por los más escondidos rincones del Nido...

martes, 29 de julio de 2008

Me aduermo

.
Cuando el cielo es mar y las nubes, espuma, echo de menos tus ojos y los míos mirándolos a la par, bebiendo con la mirada esa luz que invade el alma y la tiñe de paz.


Cuando el cielo está así, me hago un ovillo el corazón y lo arrebujo al calor de la tierra, que late y que habla con voz leve. Y dejo que los trinos viajeros me traduzcan el lenguaje de las nubes, de sus formas, y que me cuenten historias y me canten nanas de pájaro, de aquí y de allá.


Y así, como un caracol, me aduermo en la brisa del atardecer.

©Paloma

2 briznas para mi nido:

Xocas dijo...

Precioso, palomita ;)))

Por cierto que has inventado un verbo. Por si te preguntas si puede hacerse (o debe) yo creo que sí. Y no tengo abuela... ;)))

Paloma dijo...

jajaja... gracias, sietecillo.

Siento decirte que no lo he inventado yo, si alguien lo "inventó" porque antes no existiera fue María Zambrano. Lo oí de la voz de Amancio Prada por vez primera y me sedujo hasta el punto de que lo empleo siempre que puedo y éste ha sido el caso.
.........

Aquí, en este poema:

Delirio del incrédulo

Bajo la flor, la rama
sobre la flor, la estrella
bajo la estrella, el viento;
¿Y más allá?
Más allá ¿no recuerdas?, sólo la nada
la nada, óyelo bien, mi alma,
duérmete, aduérmete en la nada.
Si pudiera, pero hundirme.

Bajo la flor, la rama...

Ceniza de aquel fuego, oquedad, agua espesa
y amarga, el llanto hecho sudor
la sangre que en su huida se lleva la palabra
y la carga vacía de un corazón sin marcha.

Bajo la flor, la rama...

De verdad ¿es que no hay nada?
Hay la nada.
La nada, óyelo bien, mi alma.
duérmete, aduérmete en la nada.
Y que no lo recuerdes. Era tu gloria.

Bajo la flor, la rama...

Más allá del recuerdo, en el olvido,
escucha en el soplo de tu aliento.
Mira en tu pupila misma dentro
en ese fuego que te abrasa, luz y agua.

Bajo la flor, la rama...

Mas no puedo, no puedo.
Ojos y oídos son ventanas.
Perdido entre mí mismo
no puedo buscar nada
no llego hasta la Nada.

Bajo la flor, la rama
sobre la flor, la estrella
bajo la estrella, el viento
¿Y más allá?
Más allá ¿no recuerdas?,
sólo la nada.

María Zambrano

............

Seguro que lo has leído y en la voz de Amancio essss... lo más.

Voy a intentar traerlo con música al Nido.

Biquiños, siete!!

Related Posts with Thumbnails