...Sígueme, te llevo por los más escondidos rincones del Nido...

martes, 29 de julio de 2008

Yo estaba aquí

.
Si no importara el tiempo ni el dinero ni las obligaciones...



Lo he pensado mucho. Yo viajaría. Cogería mi mochila, ligera, con sólo lo imprescindible, y pasito a paso me iría a recorrer el mundo, a llenarme de sus colores y sus sabores, aromas, a contemplar las puestas de sol cada día desde un lugar diferente y los cielos vestidos cada día distintos al anterior, a bucear en los verdes frescos y mullidos, a abrasarme la piel con el siroco de las arenas doradas, a dejarme mecer por el oleaje los días de verano o cuando llueve que también me encanta, a internarme en el blanco de las tierras del Norte antes de que desaparezca convertido en sopa sucia, a abrazar los árboles a mi paso y acompasar mis pies al latido de la tierra, a conocer gentes, a mirar en otros ojos distintos y encontrar en ellos a sus dueños a pesar de no comprender su idioma, a escuchar cuentos e historias de los ancianos a la luz de un candil o de la luna, compartiendo un pan o una fruta ...

Y, cuando diera toda la vuelta, después de correr caminos, subir montañas, descender valles, atravesar ríos, enredar mis pies en las arenas de las playas, solazarme bajo el sol y empaparme con la lluvia y mis pasos cerraran el bucle, quizás me encuentre a la puerta de casa a mí misma, esperándome, con sonrisa condescendiente y cariñosa: yo estaba aquí, no te hacía falta caminar tanto para buscarme.

Y quizá entonces pueda disfrutar de lo que tengo, de lo que soy y ya no busque nada más ni sueñe nada más que lo que ya tengo.

©Paloma


.

1 briznas para mi nido:

Xocas dijo...

Sí que es difícil encontrarse. Pero el viaje siempre merece la pena. Porque el camino nunca es poca cosa.

Tienes razón: quizás no deberíamos dejar de caminar.

Bicos

Related Posts with Thumbnails