...Sígueme, te llevo por los más escondidos rincones del Nido...

jueves, 5 de junio de 2008

Control de alcoholemia




Jueves, 9'45 de la mañana, conduzco mi coche hacia el trabajo. Voy bien de tiempo (unos cinco minutos más que el resto de los días... biennn... ) Luce el sol. Ya era hora. Útimamente lluvia y más lluvia. Al llegar a la última rotonda, construída recientemente, e ir a enfilar la salida del pueblo, parejita de la guardia civil.

Uno de ellos me indica que rodee la rotonda para situarme tras su vehículo. Lo hago un poco sorprendida. Nunca me han parado en un control policial. Mentalmente repaso, ¿papeles?, lo llevo todo, la semana pasada pararon a mi hijo conduciendo mi coche y los tuvo que sacar. Por ese lado bien. Bueno, ¿qué querrán a estas horas?

Giro y paro detrás de su vehículo, con cara de gran sorpresa. ¿No ven que soy una señora respetable?

Me saluda reglamentariamente.

-Buenos días, señora. Control de alcoholemia.

Como iba relajada se me ha saltado la risa...

-¿En serio? ¿No es un poco pronto? Joper, pienso para mí, si acabo de desayunar.

Me acerca un aparatito que yo no había visto en mi vida y me da una boquilla dentro de una bolsita precintada.

-Quite el precinto, introduzca la parte estrecha en el aparato y, por la ancha, sople hasta que se encienda la luz verde.

Sigo sus instrucciones y con todo preparado me dispongo a soplar. Soplo, soplo, soplo... no me llegaba el aire y la luz verde no se encendía.... Ufff... no puedo más, lo dejo... ¿Se ha encendido?

-No, señora, debe repetir. Coja aire y sople de modo contínuo hasta que se encienda la luz verde.

-Lo intentaré, pero avíseme cuándo se enciende porque yo no la veo.

El asiente y yo hincho los pulmones y comienzo a soplar de nuevo. Soplo, soplo, soplo, jolines la luz verde, soplo, soplo, joperrr que ya no puedo mássss... soplo...

-Un poco más, señora, ya, ya...

-Uffff... menos mal, es que no me llega el aire...

-Sí, ha valido... Comprobando el dichoso lector... Pues no, señora, hay que repetir. Vamos a ver, coja aire pero sople poco a poco, sin echarlo todo de un golpe y aguante hasta que se encienda la luz verde, ¿de acuerdo?

-Jopé, qué dificil es esto, señor agente. Estamos, estamos. Hincho los pulmones de nuevo, acerco la boca a la boquilla y comienzo a soplar pero despacico y continuado... Onde andará la luz verde de los ... grrrrrrrr...

-Siga, señora, muy bien, un poco más, un poco más...

Yo haciendo gestos con las manos, ¿pero no termino aún? y sigo soplamdo, soplando, y cuando parece que voy a estallarrrrrrr... Al fin la luz verde... Biennnnnnnnnn..

-Muy bien, señora, ahora sí.

-Jajajajaja... Madre mía, lo que hay que sudar para hacer bien este controlito. Le miro de reojo. Ufff...

-Mire lo que ha salido. Me acerca el aparato.

-Dígamelo que sin gafas no veo.

-0.00 Me dice sonriente.

-Pues lo que tenía que ser, ¿no? jajaja... Sí que están madrugadores.

-Buenos días, señora.

-Buenos días, agente.

Ya son ganas de incordiar, ¿no? Creía que me iban a llevar detenida por no soplar correctamente...

©Paloma

3 briznas para mi nido:

Arturo Herrera dijo...

Paloma, con cierta holgura de tiempo, hoy decidí darme un festín de virtualidad, visitar a los refugiados del "otro lado" del océano y me encontré amigos que escriben grandes cosas, me enconté con la descripción poética de Xocas, con la ausencia de Lope y con dos relatos divertidísimos; el de Ababoll y el tuyo que me han dejado una sonrisa estampada en el rostro.
Mil gracias y repetiré el paseo pronto.
Un beso

Paloma dijo...

Gracias por llegar hasta aquí y por dejar tu sonrisa y espero visitarte pronto.
Un beso.

Elvis dijo...

Deberían incluir una sesión práctica sobre como superar un control de alcoholemia en la autoescuela, nos preparan para todo, menos para pasar un trance como ese....
Me he reído un rato con tu relato, un saludo.

Related Posts with Thumbnails