...Sígueme, te llevo por los más escondidos rincones del Nido...

martes, 27 de noviembre de 2007

Hay que vivir la mañana



Luce un sol espléndido. Hace mucho viento. Dice la radio que ha bajado la temperatura dos grados con respecto a la de ayer. Hay que abrigarse.

Desde mi casa no veo conejos y los árboles, pobrecitos, con sus ramas amputadas se yerguen desnudos y valerosos ante el casi invierno gélido, inclemente. Yo les hablo, siempre les hablo. Y sé que les gusta saber que estoy aquí y que pienso en ellos. Se sienten arropados por esta corriente emocional que va y viene entre nosotros, fluctuante como las olas, como la marea.

No hay gaviotas en este aire, ni sobre estas olas, pero llegan sus chillidos lejanos y percibo el olor a mar, a iodo. La brisa marina me acaricia y mis pies descalzos caminando por la orilla van dejando huellas efímeras que se lleva el agua. Estoy allí y aquí. Hasta mis árboles hunden sus raíces en la arena. Sienten la corriente húmeda que las baña y se mueve entre sus recodos, que arrastra ese frágil suelo en que se asientan.

A ellos les gusta el mar. Y el aire distinto en la costa. Les llevo allí siempre que puedo. Y ahora los traigo de vuelta. Hay que vivir la mañana.

http://es.youtube.com/watch?v=35NhLarjRLI

©Paloma

0 briznas para mi nido:

Related Posts with Thumbnails